Saludo a los lectores

Saludo a los lectores.

Los lectores de columnas de opinión buscan varias cosas: la primera, que el columnista diga lo que ellos de todas formas ya piensan; en segundo lugar, parecen premiar la “brillantez” de los artículos y solo en un distante tercer lugar buscan encontrar la “verdad”.

Tengo un cierto prejuicio contra las llamadas “columnas de opinión” y, sin embargo, en este mismo instante me encuentro haciendo el intento de saludar a los que serán lectores de la mía propia. Este prejuicio viene de muchas partes: en la filosofía griega, por ejemplo, era muy marcada la diferencia entre la mera opinión (a la que denominaban doxa) y el verdadero conocimiento. Los cultores de la mera opinión eran los sofistas mientras que la filosofía era reservada a aquellos que buscaban no tanto “brillar” por sus ideas en combates verbales, sino en descubrir lenta y sistemáticamente la verdad. Dentro de este marco de ideas, la verdad de la filosofía no se lograba en piezas cortas, sino en indagaciones lentas y metódicas que impacientaban a muchos. La constatación de los filósofos griegos era, en fin, que los hombres no parecen tener mucha tolerancia frente a los argumentos largos y complejos.

Archivo pdf
Enlace

Ir a Articulos