¿Quién le pone el cascabel al gato? Sobre el enjuiciamiento penal de congresistas

¿Quién le pone el cascabel al gato? Sobre el enjuiciamiento penal de congresistas

El ejemplo italiano ofrece valiosas enseñanzas: los sistemas de enjuiciamiento de la alta política se desestabilizan frente a fenómenos de corrupción masiva. Cuando los políticos son acusados, poseen, además de las herramientas del derecho penal, la posibilidad de usar la legislación en su provecho

“Tangente” significa en italiano “coima”. En el año de 1992 un oscuro funcionario público milanés fue detenido por cobrar un porcentaje a la empresa de limpieza que prestaba sus servicios al asilo de ancianos que él regentaba. La investigación, a la que se le dio poca importancia en un comienzo, llevó a que la magistratura italiana descubriera un generalizado sistema de cobro de coimas en la contratación pública, que terminó incriminando a las cúpulas de la partitocrazia italiana. Milán se tornó de pronto en Tangentópolis, la urbe de la que irradiaba una compleja red de corrupción político-económica que llegó a cubrir toda la Lombardía y luego a Italia entera. La magistratura empezó a halar la cuerda y encontró un sistema de favores políticos a cambio de coimas que, aunque ilícito, era socialmente aceptado.

Archivo pdf
Enalce

Ir a Articulos