Gente VIP, sitios VIP…

Gente VIP, sitios VIP…

“… la diferenciación de productos y servicios en el mercado es legítima, pero hay un punto en que empieza a entrar en colisión con servicios esenciales y con derechos fundamentales de la ciudadanía…”

En una economía de mercado, resulta legítimo vender productos diferenciados a los consumidores: habrá alguien que desee y pueda comprar, por ejemplo, galletas más finas o más costosas. Lo mismo sucede casi con todo tipo de bienes y servicios donde la gama de calidad y precio es amplísima. Algunos de estos servicios, sin embargo, resultan especiales: parte de la diferenciación del producto o servicio se realiza mediante un proceso de “distinción” del “cliente preferencial”. Así, por ejemplo, la compra de un pasaje de clase ejecutiva o la pertenencia a un club especial de viajeros frecuentes usualmente implica la posibilidad de disfrutar del club VIP. Todo esto suena normal en una economía de mercado y quizá nada de esto nos debiera preocupar. Sin embargo, hay aspectos de la cultura VIP que quizá valga la pena examinar con mayor cuidado.

Ámbito 219
Enalce

Ir a Articulos